Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

No hay equilibrio entre los capellanes evangélicos y los capellanes católicos en las Fuerzas Armadas chilenas

-El hermano Alejandro Cuéllar Meneses, quien pasó a retiro en la FACH con el grado de suboficial, luego de 30 años de servicio, nos da a conocer su opinión sobre este tema que para muchos es bastante desconocido en nuestro país.

Hermógenes Carril Torres

Desde que pasó a retiro en la Fuerza Aérea de Chile (Fach), luego de cumplir 30 años en la institución, y tal vez desde antes, a Alejandro Cuéllar Meneses (58) le ha interesado el tema de la capellanía en las Fuerzas Armadas.

Mientras estuvo en la FACH participó en forma activa en la parte espiritual de sus compañeros de armas. Incluso llegó a ser presidente de la Misión Evangélica Uniformada (MEU), que en nuestro país es la confraternidad interdenominacional de creyentes cristianos evangélicos que visten el uniforme del Ejército, Armada, Fuerza Aérea (Fach), además de Carabineros, Policía de Investigaciones y Gendarmería de Chile.

Por eso, no es tan extraño que haya viajado a Estados Unidos, donde "fui invitado por la Asociación Internacional de Capellanes Evangélicos para participar de un programa de capacitación para capellanes o quienes realizan una labor de capellanía en aquellos países donde no hay capellanías evangélicas o que están en proceso de formación. Este programa recibe el nombre de 'Interacción para Capellanes' y se realizó en Fort Riley en Kansas, perteneciente al ejército estadounidense".

Fueron invitados seis participantes de Zambia, Malawi, Sri Lanka, Bangladesh, Guatemala y Chile.

Los temas que se abordaron durante este encuentro fueron el llamado de Dios a la Capellanía; preparación y ética del capellán; funciones y responsabilidades del capellán militar; relación del capellán con el Comandante; la función pastoral del capellán hacia los soldados; la función pastoral del capellán hacia la familia del soldado; el capellán en situaciones de combate; manejo de situaciones críticas; y prácticas de capellanía durante entrenamiento de combate.

Conversamos más en profundidad con el hermano Alejandro sobre este tema.

-¿Cuál es el trabajo de un capellán dentro de las Fuerzas Armadas?
-Suplir las necesidades espirituales del soldado. El General George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial dijo: "Veo la vida espiritual del soldado, más importante incluso que su equipamiento físico. El espíritu y el alma del soldado lo son todo. A menos que el alma del soldado le sostenga en el combate, no podrá confiar en sí mismo, fallará consigo mismo y al final, le fallará a su país". También asesorar al Comandante en decisiones relacionadas con la moral.

-¿Se estudia para llegar a ser capellán?
-Para ser capellán en las FF.AA. de Estados Unidos, se exige que el pastor tenga estudios teológicos de a lo menos tres años, pertenezca a una denominación reconocida oficialmente y que haya pastoreado una congregación por a lo menos dos años. Después que es aceptado debe ir a un curso a la Escuela de Capellanes de las FF.AA., donde recibe el entrenamiento militar necesario. Pienso que en nuestro país, los requisitos deberían ser similares.

-El hecho de no estar en un conflicto bélico ¿le quita protagonismo a un capellán o igual es importante su presencia?
-Es en la paz cuando el soldado se prepara para la guerra, por ello está constantemente en entrenamiento. Esta preparación o entrenamiento involucra también la parte espiritual y emocional del hombre de armas, y en esta área, el capellán es fundamental.

El Seminario-Entrenamiento en el que participó el hermano Alejandro Cuéllar Meneses se desarrolló entre el 12 y el 23 de abril pasados en el Fuerte Rilay del ejército de los Estados Unidos en Kansas.

REALIDAD CHILENA

-¿Cuál es la situación de Chile en cuanto al tema de los capellanes?
-No podemos decir simplemente capellanes, sino que debemos especificar, capellanes evangélicos. No estamos como deberíamos estar, y aunque se presta asistencia espiritual evangélica a los soldados, en la práctica no existe la capellanía evangélica, solo tenemos un Capellán Nacional Evangélico en cada rama de las FF.AA.

-Los evangélicos ¿hemos cedido terreno o no nos interesa este tipo de trabajo dentro de los militares?
-No se ha cedido terreno, todo lo contrario, se ha luchado por conquistarlo, pero las presiones políticas y la oposición religiosa han impedido que se llegue a una igualdad religiosa en las FF.AA. Mi percepción personal es que la Asamblea de Dios Autónoma no tiene interés en este tema.

-Si hemos cedido, ¿cómo se puede recuperar terreno?
-Como lo dije anteriormente, la lucha por la igualdad religiosa en las FF.AA. está en pie. Por ello se sigue insistiendo ante el Congreso para que se modifiquen las leyes pertinentes que otorguen esta igualdad religiosa.

-En lo personal, ¿por qué le interesa el tema de la capellanía?
-Porque al igual que el pastorado, es un llamado de Dios. Algunos sienten el llamado de ir a otros continentes, países, u otras ciudades, en mi caso, es un llamado al campo uniformado.

Asimismo, el hermano Alejandro Cuellar afirmó que "cada denominación debe entender que su miembro involucrado en capellanía, debe pastorear a los creyentes de todas las denominaciones, por lo tanto, la praxis y la ortodoxia doctrinal del capellán no puede ser la de su denominación, además, que muchos que se acercan en busca de ayuda espiritual, no profesan la fe evangélica".