Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Todavía hay jóvenes que se preparan para la gran comisión: predicar el evangelio a toda criatura

Por Hermógenes Carril Torres

En los tiempos que corren hablar de "tener un llamado del Señor a trabajar en su obra" o "tener interés en predicar el evangelio" parecen conceptos anacrónicos, más aún si son pensamientos y actitudes de personas que recién comienzan a vivir. Nos parecen definitivamente temas pasados de moda.

Sin embargo, en nuestra iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago hay dos jóvenes que ya han completado casi tres meses de encierro en una casa con otros nueve jóvenes, donde están aprendiendo más del Señor.

No están en un "reality", sino que esta separación es parte de su Entrenamiento Misionero Intensivo (EMI) en la organización evangelística internacional Operación Movilización (OM), que comenzó el lunes 2 de febrero y se prolongará hasta el viernes 31 de julio de este año.

Conversamos con Valentina Pereira y Giancarlo Daziano, ambos miembros de nuestra congregación, para conocer sus inquietudes, anhelos y lo que han debido sortear para llegar a vivir estos momentos:

CONGELÓ SU CARRERA

Nombre: Valentina Isabel Pereira Cortéz
Edad: 23 años
Profesión o actividad: Estudiante

Para participar de EMI debió congelar la carrera de Psicopedagogía en la Universidad Andrés Bello.

Relata que "conocí al Señor en el año 2009, cuando tenía 17 años, después de que mi mejor amiga del liceo me invitara a la reunión de jóvenes".

Valentina Pereira le cuenta a la iglesia capitalina su decisión de ingresar al Entrenamiento Misionero Intensivo (EMI).

-¿Por qué tomaste la decisión de participar en esta actividad?
-Tomé la decisión de participar este entrenamiento, ya que las Misiones y también en específico este entrenamiento es algo a lo que el Señor me había llamado y había puesto en mi corazón hace algunos años, pero para lo cual aún no había llegado el tiempo correcto. Así fue como el año pasado, Dios me llamó a involucrarme en este EMI y arregló todo para que así sucediera por lo que no pude hacer nada más que obedecer y ha sido una experiencia increíble a lo que animaría a todos aquellos que tengan un corazón por las Misiones.

-¿Fue difícil pensando en tu futuro?
-En un principio fue difícil, porque tenía que congelar la universidad por todo este año 2015 para poder participar del entrenamiento y mis papás no estaban nada de acuerdo. Pero hace algunos años sabía que el Señor me estaba llamando a participar y me hizo entender, a través de muchas situaciones, cambios (por ejemplo la actitud de mis padres, que no son cristianos,respecto a todo esto) y detalles que ahora era el tiempo correcto, por lo que tomar la decisión se hizo fácil y sé que es el lugar en donde Dios me quiere en este tiempo.

-Hasta ahora, ¿cuál ha sido el costo para ti y tu familia?
-Para mí ha sido una oportunidad increíble en la cual he podido aprender mucho. Para mi familia ha sido más difícil, pues soy hija única y a ellos les ha tomado más tiempo adaptarse al hecho de que no estaré por nueve meses. Sólo puedo ir a mi casa dos fines de semana durante los seis meses que dura el entrenamiento, aquí en Chile.

El entrenamiento en sí comenzó el 2 de febrero y termina el 31 de julio. Agrega que "tenemos diferentes clases como inglés, cultura, otras religiones, liderazgo, estudios bíblicos, etc. Además, tendremos dos seminarios, el primero de Emociones Dañadas, del cual participaremos por una semana este mes y uno de Dirección de Vida, dentro de los siguientes meses".

Sostiene que "cada clase tiene un diferente enfoque y duración debido a que son impartidas por diferentes profesores, de distintos países, por lo cual también el programa de éstas depende de cuánto tiempo el profesor esté en Chile".

Integrantes de EMI 2015 y parte del equipo de OM Chile.

VIVIENDO CON EXTRAÑOS

Acerca del día a día, Valentina manifiesta que "hasta ahora para mí la convivencia ha sido buena, si bien he tenido algunos malentendidos debido a las diferencias culturales, que no han pasado a mayores y se han resuelto rápidamente".

"Para mí ha sido un gran cambio el vivir en la Base, en la comuna de Ñuñoa, con tanta gente, ya que soy hija única y estaba acostumbrada a tener mi espacio, mi pieza, etc., pero ahora comparto pieza con otras tres chicas (una chilena, una holandesa y una alemana), lo que para mi sorpresa no ha sido difícil como pensé que lo sería y de hecho me gusta mucho", señala.

También comenta que "la vida en la Base es 'movida', por decirlo de alguna manera. De lunes a viernes tenemos devocional a las 9 de la mañana con todo el equipo. Los martes también a las 9 tenemos reunión de equipo en el cual oramos por cada uno de los ministerios y también por algún otro tema. Tenemos tareas semanales que debemos cumplir para la limpieza de la casa y también de lunes a viernes tenemos un calendario en el cual se determina quién debe poner la mesa, lavar la loza y cocinar cada día (de lunes a viernes todo el equipo almuerza junto)".

En el entrenamiento son 11 jóvenes, 5 chilenos y 6 extranjeros, de los cuales tres son holandesas, dos alemanas y un chico de Suiza, por eso que los diferentes idiomas tienen inciden en la convivencia, ya que "muchos de los chicos extranjeros saben muy poco español, por lo cual, con ellos hablo mayoritariamente inglés... En un principio se me hizo difícil no tener vergüenza de hablar, pero ahora es cada vez más fácil y común para mí. Tenemos una regla que dice que en las mañanas debemos hablar inglés y luego del almuerzo, tenemos que hablar en español", dice Valentina.

FUERA DE PROGRAMA

Sobre los sábados y domingos nos cuenta que "normalmente los fines de semana son libres. Sólo debemos asistir a una iglesia los domingos (los chilenos a una de habla inglesa y los extranjeros a una chilena). Un sábado al mes participamos de un desayuno misionero organizado por OM Chile, en el cual se presentan Ministerios y proyectos misioneros, a la vez que podemos orar por cada uno de ellos. También un sábado al mes, en la noche, participamos de una Cena de Amor en La Vega, donde compartimos de una cena completa (entrada, plato principal, postre... ponemos mesas en la calle, escenario, velas, etc.) con nuestros amigos de la calle, con música y un mensaje mientras ellos disfrutan de la cena".

-¿Algún ramo o materia que sea un poco más complicado que los demás?
-Como parte del entrenamiento debemos leer la Biblia completa en orden cronológico durante los seis meses que dura el entrenamiento (siete capítulos al día). Por esto, los estudios bíblicos van generalmente a la par con esa lectura. Para mí ha sido difícil, porque muchas veces hay cosas que no entiendo y que aunque esperaba fueran todas resueltas en estas clases. Son cosas que van más allá de nuestro entendimiento y que sólo Dios sabe por qué están ahí.

-Al término de este entrenamiento, ¿qué esperas hacer?
-Participaré en un programa de tres meses (entre el 4 agosto al 26 de octubre) llamado STEP (Short Term Exposure Programme) (Programa de Exposición de Corto Plazo), en el barco de OM, Logos Hope. Esta nave es una librería flotante que vende toda clase de libros a bajo precio alrededor del mundo (a la vez que reparte literatura cristiana), presta ayuda a las comunidades de los puertos que visita y realiza actividades evangelísticas en ellos.

Este barco es una comunidad de 400 voluntarios de más o menos 50 diferentes países. Lo que haré en ese periodo de programa será trabajar ocho horas al día, cinco días a la semana en uno de los departamentos de trabajo que pueden ser la cocina, limpieza o trabajo en la feria de libros. A la vez que tendré un día designado para participar en algún Ministerio y un día libre.

En este momento, el barco se encuentra en Kuching, Malasia. Cuando yo llegue al Logos Hope estará en Hong Kong, para luego recorrer otros cuatro puertos durante los tres meses que dura el programa (aún no todos los puertos están confirmados.

En esta página aparece la información sobre los puertos que visitará: http://www.omships.org/index.php?option=com_content&task=view&id=104&Itemid=173

En estos casi tres meses, Valentina ya ha tenido un contacto intenso con los Ministerios de OM, por eso "me gustaría mencionarlos, pues en ellos participamos, ya que es la parte práctica del entrenamiento y animaría a todos los que estén interesados en conocer más de ellos o involucrarse como voluntarios a contactar a OM Chile".

-Ágape: Ministerio que trabaja con personas en situación de calle y que tiene su principal enfoque en entregar del amor de Dios a la gente a través de relaciones sinceras con ellos. Realizamos talleres (curso Alpha, que es como un estudio bíblico, pero que se desarrolla de una forma menos estructurada, con actividades y un foro en el que todos participan). Esto se realiza los martes y jueves en un Centro de Día en Recoleta.

-Guerrilla Evangelismo: Cada miércoles vamos a un lugar diferente de Santiago a compartir de maneras creativas sobre la Palabra y el amor de Dios.

-Ministerio de Niños: Trabajo con niños en residencias, a través de diferentes programas y actividades. Por último me gustaría dejar mi mail por si alguien quiere conocer más de OM, del entrenamiento, el proyecto o trabajo del barco: valentina.pereira@om.org

RENUNCIÓ AL TRABAJO

Nombre: Giancarlo Daziano Roldán
Edad: 30 años
Profesión o actividad: Periodista.

Giancarlo Daziano le cuenta a la hermandad porqué comenzó este Entrenamiento Misionero Intensivo (EMI).

-¿Por qué tomaste la decisión de participar en este entrenamiento de Operación Movilización?
-La historia es larga, pero en síntesis, hace tiempo que tenía la necesidad de servir al Señor a tiempo completo y dedicarme a aprender más de Él, buscándolo en todo. Además, hace cuatro años que trabajo como voluntario de OM, por lo que tengo mucho interés en evangelismo y las Misiones.

-¿Fue difícil pensando en tu futuro?
-Sí, fue bien difícil, debido a muchos factores: mi familia no es cristiana, ya soy profesional y llevo cinco años trabajando como tal, muy pocos me apoyaban en esta decisión, tenía que dejar mi trabajo. En fin, es difícil no pensar en el futuro, y también en el presente. Entrar al EMI implicó un gran giro en mi vida y mucha incertidumbre, para los que me rodean. Sin embargo, estoy seguro de que cuento con el mejor apoyo, el de DIOS soberano, y descanso mis preocupaciones y dudas en ÉL. Y he podido ver cómo ÉL se encarga de todo y me da la paz necesaria.

-¿Cómo ha sido para ti la onvivencia con los otros jóvenes en la Base?
-En general, la convivencia es muy buena, tenemos un buen ambiente, nos apoyamos en los estudios y el trabajo. Somos un buen equipo. Por supuesto, que durante la rutina diaria y con el estrés del trabajo y los estudios intensivos de por medio, existen algunas dificultades de comunicación, especialmente cuando tenemos que entendernos en un idioma que no es el nativo de ninguno. En momentos de apuro es cuando pueden surgir nuestras diferencias culturales (eso de comunicación directa versus indirecta).

-¿Cómo han sido tus actividades extraprogramáticas?
-Generalmente, tenemos libre los sábados y los domingos y sólo debemos ir a nuestra iglesia asignada, en el caso mío una de habla inglesa. Sin embargo, una vez por mes tenemos un desayuno misionero, toda la mañana. Y otro sábado en la tarde, tenemos la Cena de Amor en La Vega, para la gente en situación de calle.

-¿Hay alguna asignatura que sea más complicada para ti?
-Inglés. Pero, no tanto en las clases, sino que me cuesta estar todo el tiempo al nivel que se necesita para entender las clases y devocionales en inglés.

-¿Qué esperas hacer al término de este entrenamiento?
-Eso aún no lo sé bien. Sólo estoy esperando aprender más y más de Dios y, luego seguir haciendo su voluntad.

El domingo 22 de marzo, Valentina y Giancarlo dieron a conocer a la congregación capitalina su decisión de integrarse a este entrenamiento en Operación Movilización y pidieron oración para completar este proyecto. Asimismo, el pastor Ricardo Salgado y la iglesia oraron y bendijeron a estos jóvenes.

El pastor Ricardo Salgado y la congregación capitalina oran para que el Señor bendiga a Valentina y Giancarlo en este periodo de entrenamiento.

Publicado el 18 de abril de 2015.