Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Joven Valentina Pereira comparte sus experiencias a bordo del "Logos Hope" y el mes que estuvo en Inglaterra

>> Estuvo en cinco puertos asiáticos en dicho barco trabajando en la feria de libros como parte de su entrenamiento misionero.

Por Hermógenes Carril Torres

Partió el 1 de agosto y regresó a Chile el 2 de diciembre pasado. Su ida fue un viaje larguísimo para abordar en Hong Kong el barco "Logos Hope", perteneciente a "OM Ships International", entidad que divulga el evangelio a nivel mundial. En total fueron tres meses en dicho navío y un mes en Inglaterra.

Valentina Isabel Pereira Cortéz (24) comienza a relatarnos que "fueron 14 horas desde Santiago a Sydney (Australia) más una escala de 16 horas ahí y nueve horas más hacia Hong Kong. Interesante y entretenido, pero súper agotador".

Valentina Pereira relata a la iglesia de Santiago su estada en el "Logos Hope" y en Inglaterra.

De esta manera empezaba a cumplir la segunda parte de su acercamiento en primera persona al entrenamiento misionero que proporciona "Operación Movilización" (OM Chile). El primero, Entrenamiento Misionero Intensivo (EMI), lo había realizado en el primer semestre de 2015.

"Luego de llegar a Hong Kong, donde estaba la nave, me esperaba una sorpresa, nadie me había ido a buscar al aeropuerto, así que tuve que preguntar, armarme de valor y viajar sola hacia el barco tomando lo que sería 'el metro' de Hong Kong y luego un bus", añade.

El barco librería en alta mar. Foto tomada del sitio oficial de OM Ships International.

"Tengo que aceptar que tuve harto miedo de ir sola sin saber bien cómo y también el cansancio me pasó la cuenta en ese momento, pero al ver que ya era de noche todo lo que hice fue orar, decirle a Dios 'Tú me trajiste aquí, Tú me vas a guiar al barco' y así lo hizo. Una chica en la parada del bus me ayudó a llegar, ya que las indicaciones que me habían dado en el aeropuerto estaban mal. Me prestó su teléfono para llamar al barco y me llevó hasta la mismísima entrada del 'Logos Hope'", recuerda.

-¿Cómo fue tu adaptación al barco?
-Una de las primeras cosas que me di cuenta en el barco cuando lo abordé, era la cantidad de lugares y formas que había para llegar a todos lados. Así es que los primeros días mi mayor desafío fue saber cómo ir de un lugar a otro sin perderme o tener que hacer el "camino largo" o llegar tarde. En cuanto a la gente, me adapté súper rápido, diría yo. El hecho de estar en el grupo de STEP (Short Term Exposure Programme), ayudó mucho, ya que todos estábamos ahí por tres meses y sabíamos que éramos "los nuevos".

Cabe mencionar que en esos tres meses, el programa STEP contempla dos partes: la primera es práctica con ocho horas diarias de trabajo en alguno de los departamentos del barco (cocina, servicios de acomodación o la feria de libros), durante cinco días a la semana. Además, hay un día de ministerio y un día libre a la semana.

La segunda es el entrenamiento que implica en los primeros días de estada una orientación que incluye entrenamiento de seguridad, algunas habilidades sobre evangelismo y otros consejos sobre la vida en el barco. También hay un entrenamiento semanal preparado para los participantes de STEP y actividades adicionales en las que ellos se pueden inscribir.

Acerca de su trabajo a bordo manifiesta que "estuve en el departamento de la feria de libros, donde las tareas eran muchas y bien diferentes. Dentro del turno en puerto cada hora teníamos una tarea diferente como cajera, estar en el escritorio de bienvenida, informaciones, atención al cliente, entre otras. Y mientras navegamos nuestra tarea principal era trabajar en la bodega de libros, preparar la librería para el siguiente puerto, poner precio a los nuevos libros que llegaban, etcétera. Me adapté muy rápido al trabajo en book fair (feria de libros) y es lo que más me gustó de mi tiempo en el barco, ya que fue donde más gente pude conectar en los puertos y pude ver cómo Dios obra a través de este ministerio, a través de relaciones y conexiones con las personas de esos lugares".

Sobre la convivencia con los demás tripulantes, Valentina puntualiza que "yo diría que fue súper buena, ya que con reglas claras existía un orden que creó armonía y un ambiente súper grato de estar, a pesar de las culturas tan distintas con trasfondos muy diferentes. Tanto en las horas de trabajo como en las horas libres uno podía conocer más a los otros tripulantes, así como también saber de su pasión por lo que se hace a bordo".

-¿Cuál fue el itinerario seguido por el barco?
-Durante el tiempo que estuve a bordo visitamos Hong Kong, Taiwán, Malasia, Myanmar y Sri Lanka. Ahora (enero de 2016) arribaron a Tanzania.

ENTRE LIBROS

-¿Cuál fue el trabajo que cumpliste en los diversos puertos y cuáles fueron tus experiencias?
-Dentro de mi trabajo en la feria de libros, en todos los puertos era más o menos lo mismo, dependiendo de las necesidades de cada puerto. Por ejemplo, en el exterior, a veces, necesitábamos muchas posiciones y en otros no era algo muy importante debido a la cantidad de gente.

Una gran multitud haciendo fila para subir al "Logos Hope" a ver y comprar libros en Taiwán.
Dentro del barco la gente mira, hojea y compra libros a precios muy asequibles.
Los encargados de hacer funcionar en forma expedita la feria de libros.

En las horas de trabajo siempre era posible compartir más con los visitantes. Si ibas dispuesto a compartir del evangelio… podías hacerlo. Esta fue mi parte favorita de esta experiencia, era lo que transformaba todo el cansancio y el trabajo en un verdadero privilegio y algo por lo que estuve agradecida después de cada turno.

Asimismo, durante mis días de ministerio tuve diferentes experiencias con el mundo exterior, por lo menos una vez a la semana. En una ocasión me tocó ir a un orfanato en Myanmar, y fue una oportunidad demasiado linda, ya que pude ver cómo Dios contestó a las oraciones de aquellos niños a través de algunos regalos que les llevamos, que en un momento nos parecieron un poco innecesarios, pero que para ellos fue una sorpresa y una confirmación de que Dios los oye y se preocupa de sus necesidades.

FIN DE LA TRAVESÍA

-¿Qué sucedió cuando terminó tu estada en el barco?
-Luego de terminar mi compromiso en el "Logos Hope" viajé a Inglaterra en donde, debido al cambio de planes por temas de visa, compartí con diferentes iglesias durante cinco semanas. En este tiempo me involucré en cada una de sus actividades semanales, hablándoles sobre OM Chile, sobre el ministerio del "Logos Hope" y Misiones. Fue un tiempo de gran bendición y también donde salí de mi zona de comodidad, al tener que hablar delante de muchas personas y además, en inglés, en las dichas iglesias.

-De regreso a Chile, ¿cuál será tu plan de vida?
-Hasta ahora he vuelto a los ministerios de OM en los cuales he trabajado por un tiempo y en los que planeo seguir involucrada durante este año, además en marzo vuelvo a estudiar a la universidad. En este momento, estoy orando por dirección en los siguientes pasos a seguir en cuanto al ministerio y también en el ámbito personal.

-¿Qué han dicho tus padres sobre esta experiencia?
-Ellos están felices de tenerme finalmente de vuelta, pero también felices de la oportunidad que tuve de experimentar esos tres meses en el barco, que es algo de lo que les hablé por tantos años. Para ellos, el hecho de que haya esperado tanto tiempo sin desanimarme y el haber visto la provisión de Dios para este viaje los hizo pensar que "ese era el lugar donde tenía que estar", por lo que aún sin ser cristianos me apoyaron mucho, lo que ha sido una gran bendición y prueba de la fidelidad de Dios para nuestras vidas.

-Mirado en perspectiva, ¿qué puedes decir de la experiencia de haber destinado un año a Misiones y qué le dirías a quien esté en una disyuntiva similar?
-Yo creo que a alguien que tenga esta disyuntiva le diría que hacerle caso a Dios es lo mejor que podemos hacer, Él se encarga de todo cuando lo dejamos todo en sus manos y el año pasado es la prueba más clara de esto en mi vida.

El comienzo de mi 2015 no fue el mejor y tenía muchas dudas de qué haría en los seis meses después del EMI, ya que los planes que tenía se desvanecieron de un día para otro y no podía entender por qué. Debo reconocer que tuve un montón de dudas en el principio, pero esas dudas no eran mayores a la convicción que Dios había puesto en mi corazón de que Él me quería en ese entrenamiento. Luego de unos meses en el EMI, Dios me sorprendió con la oportunidad de participar en el programa STEP a bordo del "Logos Hope", lo que superó totalmente cualquier cosa que hubiera soñado o planeado para el resto del 2015, por mucho.

Es importante consignar que la página oficial de "OM Ships International" (www.omships.org) dice que "los buques del Ministerio comenzaron en 1970 como parte de la formación y la divulgación del movimiento cristiano mundial, OM Internacional. Desde entonces los barcos de OM han visitado más de 500 puertos diferentes en 151 países y territorios, y han dado la bienvenida a más de 44 millones de visitantes a bordo".

Noticias relacionadas:

-http://www.otromenguante.cl/algokleer/noticias/n-emi_01.htm

-http://www.otromenguante.cl/algokleer/noticias/n-emi_02.htm

Publicado el 26 de enero de 2016